Nuestro mayor reto global en los próximos años será cómo responder a la emergencia climática. La conciencia pública es cada vez mayor, al igual que la presión social para que los gobiernos y las organizaciones realicen una labor significativa en pro de la sostenibilidad. Las preocupaciones de los consumidores por la sostenibilidad son una oportunidad emergente para las marcas. El marketing sostenible aborda este cambio de comportamiento del consumidor.

El público esperaba más de la Cumbre del Clima de Glasgow (COP26) y ahora que ha pasado, se pregunta qué más se puede hacer para conseguir un futuro mejor. Por eso, ahora más que nunca, los consumidores esperan que las marcas analicen su compromiso con el planeta.

Sostenibilidad y consumo

 

El público está mejor informado que nunca sobre el propósito de las marcas y analiza sus mensajes, evalúa sus conductos y premia o castiga a las marcas también en función de su acción medioambiental. La sensibilidad de sostenibilidad ha llegado para quedarse e irá en aumento en los próximos tiempos.

Este activismo medioambiental de los consumidores representa una oportunidad para las marcas. Pero, ¿cómo conectar con estas nuevas sensibilidades medioambientales que cambian rápidamente? ¿Qué acciones debemos impulsar en cada momento? ¿Qué mensajes tenemos que lanzar hoy para estar en sintonía con esta nueva generación de consumidores-activistas? ¿Y mañana?

informe hábitos de consumo

Cinco maneras en la que las marcas están llevando a cabo un cambio

 

Cuanto más actúan los consumidores, más escuchan las marcas. Algunas ya han tomado la iniciativa para convertirse en motor del cambio avanzando hacia un futuro más sostenible a través de estrategias de marketing sostenible:

1. Desperdicio Cero

 

El despilfarro alimentario –en un mundo en el que 800 millones de personas pasan hambre –tiene además un severo impacto medioambiental, generando unas 3,3 Gigatoneladas de CO2 anuales.

Empresas como Unilever, a través de su marca Hellmann’s, se han comprometido con el objetivo de la ONU de lograr una reducción del 50% del desperdicio de alimentos para 2030. ¿Cómo? Impulsando programas zero waste en vertederos, colaborando con organizaciones para recoger los excedentes de las granjas y mostrando la huella de desperdicios para contribuir a una mayor transparencia de estos datos.

2. Economía circular

 

​​Zara se esfuerza por cerrar el círculo de su proceso de producción. El minorista mundial recicla el 100% de las cajas de cartón que sus proveedores envían a las tiendas para fabricar todas sus cajas de envío online.

3. Materiales sostenibles

 

Las marcas buscan hoy una alternativa sostenible a los plásticos. Una marca como Signal ya cuenta con cepillos de bambú en los lineales del supermercado. Coca-Cola ha presentado recientemente un prototipo de la que será la primera botella de papel para refrescos.

4. Ingredientes vegetales (plant-based)

 

Los hábitos alimenticios de los consumidores han sido cambiando en los últimos años, y las empresas están tomando nota y cambiando en consecuencia. 2021 ha sido el año en que McDonald’s se ha sumado al movimiento sin carne. Este año, ha comenzado a crear alternativas a sus menús más populares, contribuyendo a la reducción de productos animales. Este compromiso lo conecta con un mercado que ya representa cerca del 10% en países como Alemania, Dinamarca, Portugal y el estado de California.

5. Cosmética ecológica

 

Green Beauty, perteneciente al grupo L’Oréal, ha sido la primera marca en lanzar una línea de cosmética ecológica en el mercado de gran consumo incluyendo por ejemplo, un champú biodegradable en un 97%.

Market Research, aliado clave para alinear marca y consumidor

 

¿Cómo han trazado estas marcas su estrategia en marketing sostenible? Los datos marcan el camino para reconectar con este consumidor consciente, que exige a las marcas un compromiso inequívoco en la lucha contra el cambio climático. Plataformas de investigación de mercados como Zinklar permiten a las marcas tener información sobre este nuevo consumidor de una forma rápida, especialmente en tres momentos clave:

  • Selección de causa: ¿Cómo elegimos nuestra aportación a la lucha medioambiental? ¿Qué mensajes llegan al público más fácilmente y qué mensajes pasan desapercibidos? La clave está en analizar periódicamente sus sensibilidades y alinear nuestra estrategia de sostenibilidad a sus expectativas.
  • Innovación de producto: Las marcas deben disponer de datos sobre cómo el público percibe su innovación. Con estudios como los test de concepto, test de producto o test de envase, las marcas comprenderán en qué medida han sabido cristalizar su estrategia en opciones que serán favorecidas en el momento de decisión de compra.
  • Comunicación de producto/campañas: La comunicación será clave para que el producto sea percibido en positivo. Es necesario testar la comunicación y afinar el tono, el mensaje, el momento para reducir riesgos de acusaciones de greenwashing. Test publicitarios, tanto pre-tests como post-test o trackings de publicidad nos medirán el éxito de la comunicación y nos darán pistas para mejorarla de forma continua.

En Zinklar hemos diseñado una plataforma que nos permite tener una conversación continua con los consumidores. Pulsando las opiniones y las percepciones de los consumidores frecuentemente las marcas podrán tener insights relevantes en cada momento, asegurando la toma de decisiones basada en datos de hoy. Esta interacción frecuente a través de datos sólidos permitirán a las marcas conectar con este consumidor consciente, que reclama acciones concretas en favor de un futuro más sostenible. Con Zinklar puedes testar tu estrategia de marketing sostenible hoy mismo.

demo plataforma de insights zinklar